rotura isquiotibiales y biceps femoral

Rotura muscular Biceps femoral e isquiotibiales

Hace unas semanas hablamos de lo que son las roturas fibrilares y/o musculares, hoy vamos a ser mas específicos y comentaremos sobre la lesión del Biceps Femoral y del Semitendinoso o Semimembranoso, una lesión muy típica, sobretodo en deportes como el fútbol y el padel, muy frecuentes en jugadores explosivos como es el caso de Dembelé.

Hemos visto muchas veces deportistas como Iniesta, hace unos años siempre sufría de lesiones de este tipo. Su patología es frecuente en el 12% de las lesiones en los deportista. Con una mayor frecuencia en el musculo biceps femoral.

Es una lesión que se produce sin contacto, al iniciar una carrera, ya sea por mal calentamiento o por sobrecarga muscular. ➡️ ¿Que es una rotura muscular? ⬅️

¿Quién compone los isquiotibiales?

Por un lado tenemos el conocido Biceps femoral que se inserta en la parte lateral de la pierna.

Por el otro lado, en la parte interna nos encontramos con el Semitendinoso y Semimembranoso, que junto con el Sartorio y Recto interno forman la conocida Pata de Ganso

Ambos se originan en la tuberosidad isquiatica y se bifurcan hacia ambos lados de la rodilla, en la parte posterior.

Anatomia de los isquiotibiales
Anatomia de los isquiotibiales

Causas rotura muscular

Acortamiento muscular, haciendo mayor hincapié en la cadena posterior.

Debilidad de la musculatura, que no soporta la tensión que genera el músculo y acaba rompiendo, especialmente la musculatura isquiosural y lumbopélvica. Existe una posibilidad de un desequilibrio muscular entre agonista y antagonista, en este caso con la musculatura del cuadriceps, siendo excesivamente fuerte frente a los isquiotibiales y produzca una descordinación.

Excesiva tensión del nervio ciatico, que produzca un fuerte espasmo de la musculatura posterior.

Fatiga muscular, no estar preparado o no haber realizado una buena pretemporada, puede hacer que se produzcan roturas con mayor frecuencia.

Mala coordinación de la musculatura a la hora de realizar el gesto deportivo.

Además de estas causas, nos encontramos ante un músculo con unas fibras rápidas muy pontentes, haciendo que genere mucha fuerza y por lo tanto se produzcan lesiones con facilidad.

Síntomas

  • Síndrome de la pedrada o hachazo, en un primer momento hemos notado un chasquido en la parte posterior de la pierna.
  • Dolor a la palpación.
  • Limitación funcional, dificultad para mover la pierna y para llevar al estiramiento.
  • Hinchazon o edema.
  • Hematoma.

Diagnostico

Para su diagnostico, el paciente debe comentar al médico las sensaciones que ha tenido en ese momento, y como fue el mecanismo lesional. Se podrá realizar un diagnostico clínico diferencial, pero necesitaremos una prueba de imagen pasada unas 48/72 horas como es el caso de una ecografía de la zona.

Es importante esperar almenos 48/72 horas tras la lesión, ya que si hacemos la ecografía antes, es posible que debido al líquido y edema producido no veamos bien la lesión.

Tratamiento

Al encontrarnos ante una rotura, lo primero que tendremos que valorar es el tipo de grado de la rotura. Que puede ir desde una distensión hasta una rotura muscular total. El tratamiento normalmente es conservador, la cirugía es muy poco frecuente.

Está claro que dependiendo de la afectación el tiempo de recuperación es fundamental. Comentaremos el tratamiento de las mas frecuentes, que suele ser desde las distensiones a grado 1 y 2.

Lo mas importante del tratamiento (aunque a la mayoría de los pacientes no os guste) es el ejercicio terapéutico, será imprescindible para dar estímulo al musculo para que se regenere y produzca una buena recuperación.

Debemos saber, que necesitamos 2-3 semanas de evolución para comenzar a encontrarnos en buena forma, comenzando con ejercicios isométricos, y poco a poco ir llevando hacia concentricos, excentricos y por últimos pliométricos.

Es una lesión que necesita tratamiento activo, por parte del paciente, no vale con ir unicamente al fisio a tratarse, esa parte será un complemento a los ejercicios, de verdad, si no haces ejercicios posiblemente tu recuperación no sea buena.

Como tratamiento pasivo, podemos encontrar tratamientos como:

  • Diatermia, para generar un flujo de circulación y que ayude a la recuperación.
  • Electrolisis percutanea intratisular, (EPI) para ayudar a la fagocitosis y a eliminar edema.
  • Movilizaciones neural, para trabajar la afectación neural.
  • Estiramientos dinámicos de la cadena posterior.
  • Masaje drenante y circulatorio.
  • Punción seca en una fase donde se hayan producido puntos gatillos activos.

Una de los complicaciones que se pueden ocasionar por no realizar un buen tratamiento, es la de que se creen adherencias en la cicatrización, en ese caso y tras unos meses de evolución podremos realizar el tratamiento con ondas de choque.

Conclusión

¡Ten paciencia! Deja los primeros días de reposo de 2-3 días, mantén la pierna en alto e intenta colocar una media de compresión. Colócate hielo, 3 ó 4 veces al día en tandas de 7-8 minutos.

A partir de los 2-3 primeros días, comienza a realizar ejercicios isometricos de flexión y extensión de rodilla sin dolor.

Visita a tu fisioterapeutas 2 veces por semana, para realizar un control de la evolución de los ejercicios y podáis dar un estimulo externo.

Espero que te haya gustado este articulo sobre la rotura de isquiotibiales, y sobretodo que te haya hecho ver, que el ejercicio es fundamental en este tipo de recuperación.

Si te ha gustado ✏️déjanos un comentario y comparte en redes sociales para que podamos llegar a mas personas como tú.

¿Te ha parecido interesante el artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 4,50 de 5)
Cargando...

Guía de Fisioterapia

Fisioterapeuta. Especializado en Terapia manual y ejercicio terapeútico. Especialista en fisioterapia deportiva. Posgrado especialista Síndrome Dolor Miofascial Punción seca

Ver todas las entradas de Guía de Fisioterapia →

4 comentarios en «Rotura muscular Biceps femoral e isquiotibiales»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad