Rotura muscular

¿Qué es una rotura muscular?

Como su propio nombre indica es una rotura que afecta al músculo, existe una discontinuidad en el tejido muscular. Suele producirse por un traumatismo directo o indirecto en actividades deportivas o accidentes.

Su mecanismo puede ocasionarse a raíz de un movimiento rápido y brusco donde aún no está preparado el musculo, por cansancio, sobrecarga, falta de entrenamiento o por un golpe directo con un objeto o contrincante en deportes de contacto. El paciente nota la pedrada o hachazo típico de este tipo de lesiones.

Rotura muscular de isquiotibial

Tipos de rotura muscular

Según la gravedad de la lesión la diferenciaremos en diferentes grupos:

  • Distensión: no existe rotura como tal, el musculo se ha estirado o elongado mas de su límite y se ha producido la lesión.
  • Grado I: Rotura fibrilar, Hay afectación de un grupo de fibras que se consideran leve.
  • Grado II: Rotura parcial del músculo. Considerada como patología moderada.
  • Grado III: Rotura total. Se considera patología grave.

¿Cuál son sus causas?

Existen dos tipos de causas en las roturas musculares:

  • Intrínsecas: pertenecen a las posibles contracciones violentas del músculo, se puede producir cuando:
    • Esas fibras no han calentado bien
    • No está bien preparado para esa actividad a nivel de estado físico
    • Cansancio, ese músculo esta sobrecargado cuando se pide esa acción rápida
    • Músculos lesionados anteriormente que no han llegado a recuperar su readaptación completa.
  • Extrínsecas: en este apartado, nos referimos a cosas externas al músculo como puede ser:
    • Golpe: un golpe contra un adversario o algún objeto rígido.
    • Caída

¿Cómo son sus síntomas?

  • Dolor, en la zona de la rotura, en reposo, a la contracción y al estiramiento.
  • Limitación funcional.
  • Hematoma, que son mas visuales en el grado II y III especialmente. Grado I también puede aparecer sangrado.
  • Se aprecia un surco importante en la rotura.

¿Cual es su diagnostico clínico?

Aunque a veces el diagnostico clínico podría ser mediante una valoración con el profesional, será necesario realizar una ecografía (después de 48/72 horas) para valorar la estructura dañada y la cantidad de edema o rotura que encontramos. Será fundamental también descartar posibles trombosis asociadas.

El paciente debe comunicar al profesional como ha sido el mecanismo de rotura para ayudar a un mejor diagnóstico.

Rotura muscular cuadriceps

¿Cual es su tratamiento?

El tratamiento dependerá del tipo de rotura evidentemente, no es lo mismo una distensión que una rotura grado II. Pero si en una primera fase el tratamiento será parecido o incluso el mismo.

Durante las primeras horas, nos colocaremos hielo en la lesión, haremos tandas de unos 7 minutos (no más) varias veces al día.

Nos colocaremos una media compresiva o un vendaje compresivo desde el primer momento para ayudar a evacuar ese posible edema y hematoma.

El reposo es relativo, en una rotura es bueno que haya un poco de movimiento muscular para ayudar a la absorción, moveremos de forma suave y sin movimientos bruscos. Por último siempre que podamos mantendremos el miembro afectado en elevación para ayudar al sistema linfático.

Lo que se llama el método RICE:

  • Reposo
  • Ice (Hielo)
  • Compresión
  • Elevación

Fase II del tratamiento

Una vez hayamos pasado la fase I del tratamiento (RICE) durante 48/72 horas, comenzaremos con la parte de recuperación.

Nuestro objetivo será eliminar edema, sangrado y comenzar a regenerar esas fibras afectadas. Para bajar la inflamación y edema usaremos técnicas como las siguientes:

  • Drenaje linfático, evacuar el edema.
  • Diatermia / Indiba, para ayudar a eliminación de sustancias tóxicas de la lesión.
  • Movilidad suave.
  • Electrolisis Percutanea para estimular la cicatrización.

Nuestro otro objetivo (que se realizaran a la vez) será la estimulación para regeneración de fibras musculares afectadas, necesitaremos de ejercicio terapéutico para ayudar a la estimulación mediante estas técnicas:

  • Ejercicios isométricos, para modular el dolor y evitar atrofias musculares.
  • Ejercicios isotónicos sin resistencia en los primeros días, sin dolor: concentricos o excéntricos dependiendo cada paciente.
  • Masajes circulatorios para aumentar el vascularización en la lesión.

Fase III del tratamiento

Este trabajo es el menos protocolizado, tendremos que adaptarnos a nuestro paciente, influirá el tipo de rotura, la edad, peso del paciente, tipo de deporte. Pasadas unas 3 semanas, se realizará la fase de readaptación muscular que durará como mínimo otras 3 semanas. Se aumentaran las cargas (adaptadas siempre) y se trabajaran ejercicios isotónicos con resistencia.

Será importante el trabajo de propiocepción adaptado a cada deporte para recuperar al 100% de la lesión. Se trabajará con punción seca las retracciones musculares y puntos gatillos activos que se hayan producido.

¿Cómo puedo prevenir este tipo de lesión?

Podemos influir en los mecanismos intrínsecos, ya que poco podremos hacer antes un golpe o contusión. ¿Que podemos hacer?:

  • Realizar un calentamiento previo de unos 15-20 minutos como mínimo.
  • Los estiramientos antes de comenzar son fundamental, pero ojo, los estiramientos dinámicos. Los estiramientos estáticos reducen el rendimiento deportivo.
  • Tono físico adecuado a cada tipo de deporte.
  • Llevar una dieta equilibrada, el sobrepeso no ayuda en este tipo de lesiones, y diría que en ninguna.

Conclusión

Intenta prevenir las lesiones de este tipo, no haciendo locuras, no podemos volver a jugar al padel después de 4 meses y querer ir al 100%, necesitaremos unos días previos de ejercicio para adaptar a nuestra musculatura.

Si padeces de una rotura, no dudes en comenzar a tratarte cuanto antes para evitar que se creen adherencias y posibles complicaciones.

¡Si te ha gustado este articulo déjanos un comentario y/o comparte esta publicación! :=)

¿Te ha parecido interesante el artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Bibliografía:

  • Astudillo, A., Miranda, V., Albarracin, G., & Francisco, J. (2018). Lesiones musculares deportivas: Correlación entre anatomía y estudio por imágenes. Revista chilena de radiología, 24(1), 22-33.
  • Rubio, S. J. (2019). Análisis de los efectos de un programa de readaptación y reentrenamiento sobre la lesión muscular a nivel proximal del biceps femoral en futbolistas de élite (Doctoral dissertation, Universidad Politécnica de Madrid).

Guía de Fisioterapia

Fisioterapeuta. Especializado en Terapia manual y ejercicio terapeútico. Especialista en fisioterapia deportiva. Posgrado especialista Síndrome Dolor Miofascial Punción seca

Ver todas las entradas de Guía de Fisioterapia →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad